Derechos y Deberes de los Usuarios

  • A no ser discriminado por aspectos raciales, de género, de credos políticos y religiosos, económicos, culturales, por su edad o su propia situación de salud. 
  • A la confidencialidad de su información y la guarda del secreto profesional dentro del marco ético y legal vigente. 
  • A un trato amable y cortés. 
  • A recibir Información Amplia, Suficiente y Veraz sobre su condición clínica, pronóstico, plan de tratamiento sugerido -con sus riesgos, beneficios y alternativas de manejo disponibles- y con base en ella aceptar o rechazar, formalmente y por escrito, los procedimientos diagnósticos y terapéuticos que se le ofrecen.
  • A ser informado sobre los costos económicos y los riesgos de su atención.
  • A plantear las inquietudes sobre su situación clínica y a que éstas se le aclaren.
  • A designar un representante para que conozcan la información relativa a su situación y expresen el consentimiento por él, si fuere necesario. 
  • A ser atendido por personal idóneo, con los suficientes conocimientos y destrezas. 
  • A recibir atención en forma oportuna.
  • A ser referido a los profesionales o entidades que puedan atenderlo correctamente, cuando no se disponga de los medios indispensables para ello o por razones administrativas. 
  • A que se le elabore y conserve una historia clínica íntegra, veraz y legible, como instrumento para coordinar, facilitar y evaluar su atención. 
  • A comodidades físicas dignas en los casos de traslado en ambulancia.
  • A que se le proporcionen los medios adecuados y disponibles para evitar el daño a su integridad física y la pérdida o deterioro de sus pertenencias.
  • A no ser sujeto de una investigación experimental sin su plena información y libre consentimiento. 
  • A Rehusarse a Recibir el Tratamiento que se le propone y a que su deseo sea respetado por los profesionales y demás instancias institucionales, registrándolo por escrito. En los casos en que no exista prohibición expresa de prestar alguna asistencia y se presente una situación de urgencia que comprometa su vida, los médicos responsables de su manejo estarán facultados para intervenirlo, en seguimiento de las disposiciones éticas de beneficencia y no maleficencia que rigen el ejercicio de la profesión.
  • A conocer los conductos Formales para presentar quejas, reclamos o sugerencias y recibir una pronta respuesta.
  • A Retirarse de la Institución cuando lo desee, aún en contra de la recomendación profesional, excepto en los casos en que la ley lo prohíba.
  • A suministrar Información veraz, clara y completa sobre su estado de salud, antecedentes relevantes, tratamientos previos y en curso, alergias y sensibilidades especiales, vinculación a la seguridad social, cubrimientos y exclusiones, entre otros asuntos que resulten relevantes para que los integrantes del equipo de salud puedan orientar su labor terapéutica y el área administrativa pueda gestionar en debida forma su admisión.
  • A tratar con la dignidad y el respeto que como personas y como profesionales merecen su médico tratante, los médicos interconsultantes, los restantes integrantes del equipo de salud y el personal de apoyo que, con su dedicación y esfuerzo, procuran brindarle la mejor atención.
  • A cuidar y hacer un uso racional de las Instalaciones, Equipos, Insumos y Dotaciones que se ponen a su disposición durante su atención.
  • A aceptar las condiciones de servicio a que tiene derecho de conformidad con el régimen de seguridad social al que se encuentre afiliado y al plan de beneficios establecido.
  • A dejar constancia escrita de sus decisiones sobre el manejo terapéutico sugerido, a través de la firma de los correspondientes formatos de consentimiento informado que serán sometidos a su consideración. Igualmente a asumir, formalmente y por escrito, la responsabilidad por las decisiones que impliquen el rechazo de los planes de manejo propuestos o la salida voluntaria de la Institución en contra de la recomendación profesional.
  • Asumir los pagos por los servicios prestados que no sean cubiertos por su aseguradora, tales como copagos, cuotas moderadoras, excedentes, gastos de acompañantes, entre otras. En todo caso, usted directamente o la persona que usted designe para el efecto deberá comprometerse a cancelar las sumas de dinero adeudadas al momento de su egreso.
  • A designar una persona responsable dentro de su grupo familiar para que sea el interlocutor directo del equipo asistencial y quien, en caso de que usted se encuentre incapacitado, pueda impartir instrucciones de manejo en su nombre.