Instrucciones de Uso

  • Antes de manipular los lentes de contacto debes siempre lavarte y enjuagarte totalmente las manos y secarlas completamente con una toalla limpia libre de pelusas.
  • Suavemente agita el empaque blíster (que contenga un lente nuevo ) antes de su apertura.
  • Remueve el lente del empaque blíster (o del estuche de almacenamiento del lente en el caso de lentes previamente usados) colocándolo  suavemente sobre la palma de la mano.
  • Asegúrate de que el lente se encuentre del lado correcto hacia afuera y de que tenga el lente correcto para cada ojo.
  • Inspecciona los lentes antes de su inserción. No te pongas lentes dañados o sucios.
  • Sigue las indicaciones que tu profesional te brinda para el cuidado  del estuche y el uso apropiado de las  soluciones siempre verificando fecha de vencimiento.
  • Los estuches para lentes de contacto pueden ser una fuente de crecimiento bacteriano y requieren de una limpieza, secado y reemplazo adecuados para evitar la contaminación o daño de los lentes.
  • Limpia los estuches de los lentes de contacto con una solución para lentes de contacto apropiada y sécalos de acuerdo con las instrucciones para el estuche de los lentes.
  • Reemplaza los estuches para lentes de contacto por lo menos una vez cada 3 meses, o según lo recomiende el fabricante de estuches para lentes.

Las condiciones que podrían interferir con el uso seguro de los lentes de contacto incluyen:

  • Alergia, inflamación, infección o irritación dentro o alrededor del ojo o párpados.
  • Película lagrimal inadecuada (ojo seco).
  • Hipoestesia corneal (sensibilidad corneal reducida).
  • Uso de cualquier medicamento sistémico o tópico que interfiera con el uso de lentes de contacto, incluyendo medicamentos oculares.
  • Cuando los ojos se enrojecen o se irritan.

Consulte a tu profesional del cuidado de la visión específicamente respecto a estas u otras condiciones.

  • El uso de lentes de contacto aumenta el riesgo de infecciones oculares. Dormir con los lentes (siestas o uso nocturno) y/o fumar aumenta aún más el riesgo.
  • Si al colocarte el lente experimentas malestar ocular, sensación de cuerpo extraño, lagrimeo excesivo, cambios en la visión, enrojecimiento del ojo, u otros problemas con los ojos, debes  remover  inmediatamente los lentes y  contactar lo más pronto posible a tu profesional de salud visual.
  • No se deben usar líquidos no-estériles (ej., agua de la llave, agua destilada, solución salina hecha en casa, o saliva) como sustituto de ninguno de los componentes en el proceso de cuidado del lente.
  • No los use si el empaque blíster está dañado o no está totalmente sellado. Esto puede ocasionar la contaminación del producto lo que puede llevar a una infección seria del ojo.
  • Si el empaque del blíster es abierto involuntariamente antes de ser usado, los lentes deben ser almacenados en un estuche de lentes limpio. Los productos para el cuidado de lentes no son todos iguales, sigue las instrucciones de uso del fabricante para almacenar, limpiar y desinfectar los lentes antes del uso.
  • Con el propósito de mantener la salud y seguridad de tus ojos, el tiempo de uso de los lentes debe ser determinado por un profesional del cuidado de la visión. A menos que un profesional del cuidado de la visión haya prescrito un tiempo de uso extendido.  Nunca excedas el tiempo de uso prescrito, independientemente de lo cómodo que se sientan los lentes. Hacer esto podría incrementar el riesgo de efectos adversos.
  • No compartas los lentes con nadie ya que esto puede diseminar microorganismos lo que puede ocasionar graves problemas de salud ocular.
  • Durante actividades deportivas incluyendo natación y otras actividades acuáticas consulta a tu profesional del cuidado de la visión antes de usar lentes de contacto ya que con un uso inadecuado del lente se puede aumentar el riesgo de infección.
  • Se recomienda que los usuarios de lentes de contacto visiten a su profesional del cuidado de la visión una vez al año o según sea indicado.
  • Verifica siempre que el lente de contacto sea el adecuado a la fórmula de cada ojo antes de la postura.
  • Para realizar cualquier cambio del tipo del lente o sus parámetros consulta primero a tu profesional del cuidado de la visión.
  • Inserta los lentes antes de fijarte el maquillaje, y retíralos antes de quitarte el maquillaje.
  • Lleva siempre lentes de repuesto o unas de gafas de reemplazo.
  • No utilices los lentes después de la fecha de expiración o vencimiento.      

Pueden ocurrir problemas con el uso de lentes de contacto y presentar uno o mas de los siguientes signos y síntomas:

  • Sensación de tener algo en el ojo (sensación de cuerpo extraño).
  • Incomodidad con los lentes.
  • Enrojecimiento ocular.
  • Sensibilidad a la luz (fotofobia).
  • Ardor, picazón, escozor u ojos acuosos.
  • Reducción de la agudeza visual.
  • Arco iris o halos alrededor de las luces.
  • Secreciones incrementadas en el ojo.
  • Malestar o dolor.
  • Ojos permanentemente secos.

Si estos síntomas son ignorados, pueden ocasionar complicaciones más serias.

Si los síntomas arriba mencionados continúan después de la remoción o en el momento de la postura del lente, retíralos inmediatamente, y contacta pronto a tu profesional del cuidado de la visión.